IMG_1559Los periódicos están repletos de artículos vacíos de contenido. En algún caso parece que el columnista, probablemente obligado por contrato, acaba escribiendo nimiedades sin ton ni son. Tal vez sea exactamente lo que me dispongo a hacer yo. Sin que nadie me obligue pero…

Hoy he mantenido una conversación que de buena gana me llevaría a escribir sobre las dificultades para expresar emociones y sentimientos. Pero me he comprometido con el interlocutor a no hacerlo.

Me he pasado el día en casa y no sé qué aspecto presenta hoy el paisaje urbano. Desde la Cerdanya me comentan que, así como hasta la semana pasada no había demasiada gente, hoy “los de Barcelona ya están todos aquí”. Cuando salga comprobaré si por las calles de la ciudad sólo deambulan turistas…

Voy a ir a cenar con cuatro compañeros de colegio. No es cualquier cosa ir a cenar con cuatro compañeros de colegio en Barcelona un 8 de agosto, ¡42 veranos después de haber acabado el bachillerato juntos!

El tiempo ha cambiado. El cielo se ha encapotado y las ráfagas de viento embisten los toldos del balcón. Presagio de tormenta veraniega. Pienso en la noticia de los urinarios nuevos que ha instalado el Ayuntamiento de Barcelona. Lo de hacer pipí a la vista del público ha dado mucho que hablar. ¡Me imagino una de esas ráfagas de viento impulsando el chorro de orín hacia el vecino de urinario o hacia cualquiera que pase por allí cerca, dejándolo más o menos meado!

Precisamente esta semana comentábamos con antiguos (que no viejos) compañeros del cole, que estos meaderos tal vez formen parte de la política de transparencia: ¡todo a la vista! ¡Imaginábamos lo feliz que hubiesen hecho al cura director de la escuela en cuestión, en la medida que nadie se hubiese atrevido a masturbarse a la vista de todos!

Mientras escucho a Diana Krall leo revistas y periódicos. Veo que Fernando Sánchez Dragó ha publicado un libro sobre Luis Roldán y cuando en una entrevista le preguntan si Roldán fue el primer corrupto de la democracia afirma: “Bah, eso viene de tan lejos… ¡De nuestros pícaros o del mismísimo Cervantes! (…). (Cervantes) Era recaudador del fisco y fue condenado a prisión por meterse en el bolsillo un dinero“.

El periodista, provocador él, le pregunta: “¿Compara Roldán y Cervantes?“. Y Sánchez Dragó responde: “La corrupción pulsa las esencias de España: Cervantes es símbolo de España, y otro símbolo es la Guardia Civil…”. Y continúa: “Había armarios llenos de dinero: los fondos reservados. A Roldán le tocaba una porción para repartir entre otros cargos. Sin control, empieza a metérselos en el bolsillo (…). Lo normal: Roldán veía correr sobres de dinero entre ministros, generales, jueces…”.

El periodista remata: “¿Y Felipe González no se enteraba?”

Sánchez Dragó: “Hombre, ¿tú que crees? Pero la prioridad era combatir a los etarras, cosa que servía per encubrirlo. Será el pulso por suceder a Felipe lo que machacará a Roldán…”.

Sigue lloviendo. ¡Tal vez todo acabe en nada! Echo un vistazo al WhatsApp y descubro que unos amigos buscan fecha para organizar una barbacoa.

Interesante también el artículo de Daniel Innerarity (catedrático de Filosofía Política y Social en la Universidad del País Vasco), publicado en “La Maleta de Portbou” de julio-agosto.

Bajo el título “¿Transparencia o publicidad?” afirma: “La transparencia es, sin duda, uno de los principales valores democráticos, gracias a la cual la ciudadanía puede controlar la actividad de sus cargos electos (…) .Por eso no es extraño que haya ejercido un poder de fascinación que a veces dificulta el análisis de su significación, la reflexión sobre el contenido y sus límites o efectos indeseados. El principio de transparencia tiene tal estatuto indiscutible que se puede permitir el lujo de ser borroso e inconcreto. No deberíamos considerar la transparencia como norma única de nuestra acción sobre la realidad social, aun admitiendo que proviene de un deseo legítimo de democratizar el poder.

Temple Sri Dalada Maligawa, Kandy. Sri Lanka

Temple Sri Dalada Maligawa, Kandy. Sri Lanka

Además de límites, la transparencia puede tener efectos perversos (…). Por esta razón prefiero hablar de publicidad y justificación, que son principios más exigentes que el de transparencia.

Mientras que la transparencia pretende una visibilidad continua, la publicidad es por definición limitada y delimitada. Pensemos si tal vez el acoso (escraches) hacia algunos de nuestros representantes que llevan la protesta legítima hasta los espacios privados obedece a que reina una gran confusión a propósito de la distinción entre lo público y lo privado; hemos sembrado una idea de transparencia que da a entender una visibilidad continua sobre las personas en lugar de un principio de publicidad que es esencialmente limitado a los actos que tienen sentido político y en los espacios de dominio público, permitiendo así ámbitos de intimidad y de vida privada, de secreto incluso.

Por otro lado, mientras la transparencia suele contentarse con la puesta a disposición de los datos, la publicidad exige que estos datos sean configurados como información inteligible para la ciudadanía (…). La transparencia es condición necesaria de la publicidad, pero no la garantiza“.

Retornan a mi mente los nuevos urinarios públicos de Barcelona, como metáfora de este concepto de transparencia que pretende una visibilidad continua que proporcione matraca a la industria mediática. Instrumentos para esparcir informaciones -ciertas o engañosas, ¿qué más da?-, imágenes y estigmatizaciones destinadas a provocar reacciones emotivas favorables a los que queriendo substituir -en lugar de reformar y mejorar- a los intermediarios políticos por la democracia directa (Internet), tienen todos los números de acabar como Beppe Grillo y el Movimiento 5 Estrellas. Recordemos que pretendían retransmitir por streaming las negociaciones para formar gobierno con el Partido Democrático. ¡No era necesario ser muy espabilado para adivinar que jamás habría acuerdo!

Contemplo desde la distancia el debate que contrapone el objetivo de priorizar la independencia de Cataluña con el de dar prioridad a las políticas sociales y la lucha contra la desigualdad. Sinceramente, no lo entiendo. ¡Como si tuviesen que ser necesariamente mutuamente excluyentes!

No me cabe en la cabeza que no se vea (estoy seguro de que no es que no se quiera ver, es que simplemente no se ve), que con presupuestos como el que ha presentado recientemente el ministro Montoro (business as usual), poca política social (ni de ninguna clase) va a poder hacerse. No logro entender que no se vea que ambos dos objetivos son indisociables.

Y lo que me resulta inconcebible es que alguien confíe aún en que la victoria -o la supuesta capacidad de influencia- de cualquier tipo de izquierda en España, pueda revertir esta situación. ¡Increíble! No existe ningún precedente en la historia española de tal acontecimiento. Los de mi generación ya vivimos este cuento con la victoria del PSOE en 1982. De todo aquello nos ha quedado el cepillo perverso del cínico Alfonso Guerra, antesala de la devastación perpetrada por el Partido Popular, mediante el Tribunal Constitucional, al Estatuto de Autonomía del 2010.

En fin, reflexiones fruto de las lecturas de un día tranquilo de agosto, mirando las cosas desde la distancia… Las plantaciones de té de Sri Lanka van quedando en la lejanía. Pero el té de Ceilán contribuye a que el día sea agradable.

Recuerdo la imagen de una joven meditando en el templo Sri Dalada Maligawa, de Kandy. El templo del diente de Buda. A pesar de que cada día me cansa más todo lo que gira alrededor del new age, desde las adaptaciones pijoprogres de la espiritualidad oriental, hasta los libros de autoayuda, pasando por la medicina ayurvédica, las constelaciones familiares y la terapia Gestalt; siento que un poco de espíritu budista, de desapego y de capacidad de compasión bien entendida, nos vendrían bien.

Tal vez esta necesidad no sea tan evidente en agosto, una especie de mes de tregua antes del retorno a la excesivamente absurda vida moderna occidental. Pero puede serlo en septiembre.

Pase lo que pase el 27 de septiembre si gana la negatividad (ya sea en forma de odio, imposición, espíritu de revancha, envidia, intolerancia a la diferencia, deseo de hacer daño a quien no piense igual…) será en

Riu Katsura. Kyoto

Riu Katsura. Kyoto

perjuicio de todos. Sea cual sea el resultado, solamente la capacidad de diálogo de ambas partes, de concordia, de voluntad de acuerdo a partir del respeto al resultado de las elecciones, nos permitirá hablar de actitud responsable.

Me ha bastado una semana de trabajo entre periodos (insulares) de vacaciones, para darme cuenta de que el mes de agosto mantiene la tensión en estado latente. Pero va a explosionar en septiembre. Entretanto me voy de nuevo a una isla en la que, a diferencia de la anterior, no hay té pero cuyos paisajes bellísimos espero me inspiren para ofreceros algún post menos propio de “periódico de agosto” que este.

Ayer hizo un año que vi a mi padre vivo por última vez.

-¿Quieres que me quede…?

-¡No hombre, no! ¡Al final parecerá que estáis todos esperando a ver cuándo me muero! Seguid haciendo vuestra vida…

El 28 de agosto mi hermana me dijo que nuestro padre había muerto. Yo estaba en Kioto y recibí la noticia con la vista clavada en el río Katsura.

NORMES DE PARTICIPACIÓ

Els comentaris estan subjectes a moderació prèvia, per la qual cosa és possible que no apareguin publicats immediatament. Per participar és necessari que t'identifiquis, a través de nom i d'un correu electrònic que mai serà publicat ni utilitzat per enviar correu spam. Els comentaris hauran de ser sobre els temes tractats al blog. Com és lògic, els que continguin insults o siguin ofensius no tindran espai en aquest blog. Els comentaris que no compleixin aquestes normes bàsiques seran eliminats i es podrà vetar l'accés d'aquells usuaris que siguin reincidents en una actitud inadequada.
L'autor no es fa responsable de les opinions i informació continguda en els comentaris.

2 comentarios sobre “SÁBADO DE AGOSTO EN BARCELONA

  1. Josep Maria,
    Vull únicament subratllar el que dius : “sento que una mica d’esperit budista, de desafecció i de capacitat de compassió ben entesa, ens aniria be.”
    De les grans religions jo valoro bàsicament les grans intuïcions, en el cas del budisme és clar el que poses de relleu: no aferrar-se al que posseïm o desitgem i la compassió com a tret d’interrelació amb la resta d’éssers humans (tot el cosmos diria estrictament el budisme). Només una mica d’aquests elements en la vida político-social que ens envolta faria inútil qualsevol programa de transparència.

    1. josepmariavia dice:

      Gràcies pel comentari. El teu comentari em fa pensar en un fragment de l’encíclica del Papa Francesc, “Laudato SI”, que inclouré en el proper post. Diu:
      “(…) Las dinámicas de los medios del mundo digital (…) cuando se convierten en omnipresentes, no favorecen el desarrollo de una capacidad de vivir sabiamente, de pensar en profundidad, de amar con generosidad. Los grandes sabios del pasado, en este contexto, correrían el riesgo de apagar su sabiduría en medio del ruido dispersivo de la información.

      (…) La verdadera sabiduría, producto de la reflexión, del dialogo y del encuentro generoso entre personas, no se consigue con una mera acumulación de datos que termina saturando y obnubilando, en una especie de contaminación mental. Al mismo tiempo, tienden a reemplazarse las relaciones reales con los demás, con todos los desafíos que implican, por un tipo de comunicación mediada por internet (…), y así suele generarse un nuevo tipo de emociones artificiales, que tienen que ver más con dispositivos y pantallas que con las persones y la naturaleza (…). Por eso no debería llamar la atención que, junto con la abrumadora oferta de estos productos, se desarrolle una profunda y melancólica insatisfacción en las relaciones interpersonales, o un dañino aislamiento.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *