6763_para_manipular_a_la_gente[1]No hay ningún sistema sanitario libre de peajes. Los privados excluyen a la gente que no tiene recursos para acceder. Los públicos, de cobertura universal y gratuitos (con copagos o sin), se caracterizan por las listas de espera. Éstas son más o menos importantes, en función de los recursos que se destinan.

El 23 de mayo publiqué en este blog lo siguiente: “… en Cataluña… el gasto sanitario público per cápita se sitúa por debajo del que había en el año 2006: 1.095,34€ por catalán en 2014 frente 1.118,69€ en 2006… (y el) presupuesto de salud consolidado en relación al PIB en Cataluña (es del) 3,9% … por debajo de todos los países de la UE sin excepción y por debajo de muchos países en desarrollo o emergentes. En concreto, por debajo de todos los países latinoamericanos, salvo Perú, Paraguay y Ecuador”.

Esta misma semana, el 17 de junio, explicaba en otro post que las condiciones que hicieron posible el nacimiento del Estado del Bienestar al final de la II Guerra Mundial, ya no se dan. No se dan las condiciones económicas, ni las políticas, ni las sociales. Y decía que los individuos ya no tenemos el sentido colectivo que hizo que nuestros abuelos estuvieran dispuestos a ceder algo de lo que era suyo, para crear bienes colectivos como la sanidad pública. La “religión” del consumo nos domina y cuando hablamos del sistema sanitario, inconscientemente usamos los mismos patrones de consumo que utilizamos para proveernos de cualquier tipo de bien o servicio. El individualismo, el consumismo y la exigencia del servicio con inmediatez, y si puede ser en casa o al lado, nos enturbia la mente y nos convierte en insolidarios.

Hablemos claro: los recortes no han sido neutros y han tenido consecuencias. Cuando sólo se destina el 3,9% del PIB a la sanidad no se puede hacer milagros. Pero seamos también sinceros cuando se dice que donde menos se han notado los recortes ha sido en el acceso a los servicios sanitarios.

Si pienso en la institución que presido, el Parc de Salut Mar de Barcelona (PSMar), entre el 2011 y el 2013, el presupuesto se ha reducido en casi 23 millones de euros, un 7,13%. Ha habido consecuencias, ¡está claro que ha habido consecuencias! Las han sufrido, sobre todo, los profesionales con reducciones de plantilla, con afectación de sus ingresos y teniendo que racionalizar el consumo de materiales y productos para trabajar. También las han sufrido algunos proveedores teniendo que soportar retrasos en el cobro.

Pero, sin embargo, durante el año 2013, los ingresos hospitalarios han incrementado el 5%, las intervenciones quirúrgicas el 7,3% y la productividad ha crecido un 1,3% en los hospitales de agudos, un 4,9% en el ámbito de la salud mental y un 17% en el sociosanitario, reduciéndose el coste por alta hospitalaria en un 17%.

No hace falta mencionar que todo esto no hubiera sido posible sin el esfuerzo y la colaboración de los profesionales de la institución y sin el realismo demostrado por las partes, firmando unos pactos de empresa en los que todo el mundo tuvo la sensación de que iba al límite de sus posibilidades. Sin embargo, esto no ha impedido que las Administraciones siguieran dictando normas que han torpedeado los esfuerzos realizados para llegar a acuerdos de empresa, en un claro ejercicio de tirarse piedras sobre su propio tejado.

Como nosotros, la mayoría de centros han hecho sus esfuerzos. A partir de ahí, comenzar a difundir a través de los medios de comunicación que el sistema sanitario catalán tiene un grave problema de listas de espera que llega a poner en riesgo la vida de los ciudadanos, es manipular a la población y distorsionar la realidad. ¿No hay nada más a valorar?

Pero ya que se quiere hablar de listas de espera, hablemos. Para empezar, lo que es noticia se refiere sólo a 14 procedimientos, entre los que se encuentran, por ejemplo, la extracción de las amígdalas, la circuncisión o las varices. Se trata de procedimientos que se definieron hace más de 10 años en función de la presión asistencial de ese momento, en un contexto muy diferente del actual. Entonces se determinó por Decreto que el tiempo de espera máximo sería de 6 meses. ¿Qué sucede con otras patologías y procedimientos más graves y limitantes no incluidos en la lista? Pues que no se previó nada, y por tanto no es noticia. Ya es hora de empezar a explicar que, por ejemplo, en el caso del PSMar, durante los años de los recortes, los tiempos transcurridos entre la aparición del primer síntoma y el diagnóstico de cáncer y el tiempo de espera entre el diagnóstico y el tratamiento para los cánceres más frecuentes han disminuido en todos los casos.

¿Pero cuál es el problema real? Pues que el clima político existente imposibilita llegar a acuerdos sobre aspectos fundamentales para los ciudadanos. El desacuerdo, que se da de oficio, se convierte en una arma arrojadiza que al impactar sobre el Departamento de Salud, provoca que éste reaccione pidiendo lo imposible: incrementar la actividad para alcanzar el tiempo máximo de espera de 6 meses establecido para los 14 procedimientos mencionados, sin incrementar el presupuesto. ¿Qué debe hacer ante esto el gerente de un hospital? ¿Dejar de priorizar otras patologías no incluidas entre las 14 en cuestión? ¿Dirigirse, por ejemplo, al Jefe de Servicio de Urología para que opere todos los casos de fimosis, incluidos los que son por motivos religiosos, retrasando la atención a quienes deben tratarse de un cáncer de próstata o de un cáncer de vejiga, por no formar parte de los 14 procedimientos de la lista? Evidentemente no. Por otra parte, tampoco habrá ni un solo médico que acepte instrucciones de cómo debe priorizar el orden de tratamiento de sus enfermos en función de los recursos que le proporcionen. Ni debería haber ni un solo órgano de gobierno, ni un solo gerente que se prestaran a entrar en este juego.

Si a partir de aquí alguien tiene la tentación de decir: “Bueno, pues que se trate a todos de todo y sin esperar“, que vaya pensando en alguna fórmula que permita a la Generalitat incrementar su presupuesto sanitario. Por cierto, si quiere comprobar qué ocurre en  cualquier sistema de salud pública del mundo, verá que las listas de espera razonables forman parte de las características del mismo.

La conclusión es clara: después de los ajustes practicados desde 2011, no podemos atender más demanda sin más recursos, ni podemos ahorrar sin dejar de hacer actividad. Cualquier otra cosa que se pretenda es no jugar limpio. Como tampoco lo es con las restricciones presupuestarias actuales, por ejemplo, obligarnos a mantener abierto un servicio de urgencias como el del Hospital de la Esperanza, que cuesta un millón de euros al año, para atender un promedio de 20 enfermos al día. Enfermos que además, en el caso que sean del barrio, deberían ir al Hospital de Sant Pau. O impedir que cerremos camas de aquel hospital durante el mes de agosto, momento en el que podemos atender perfectamente a los enfermos en el Hospital del Mar. Todo esto lo único que hace es generar tensiones innecesarias.

Sería mejor gastar estas energías reclamando un presupuesto sanitario suficiente y apremiar a las Administraciones del Consorci Parc de Salut Mar de Barcelona, para que acaben de una vez por todas las obras que pararon en el año 2010 y para que las condiciones con las se atienden a los pacientes en el servicio de urgencias del Hospital del Mar, éste sí totalmente necesario, tengan la dignidad de la que ahora carecen.

NORMES DE PARTICIPACIÓ

Els comentaris estan subjectes a moderació prèvia, per la qual cosa és possible que no apareguin publicats immediatament. Per participar és necessari que t'identifiquis, a través de nom i d'un correu electrònic que mai serà publicat ni utilitzat per enviar correu spam. Els comentaris hauran de ser sobre els temes tractats al blog. Com és lògic, els que continguin insults o siguin ofensius no tindran espai en aquest blog. Els comentaris que no compleixin aquestes normes bàsiques seran eliminats i es podrà vetar l'accés d'aquells usuaris que siguin reincidents en una actitud inadequada.
L'autor no es fa responsable de les opinions i informació continguda en els comentaris.

5 comentarios sobre “PRECISIONES RESPECTO A LAS LISTAS DE ESPERA HOSPITALARIAS Y OTROS MALENTENDIDOS

  1. Imma dice:

    Bon dia,
    Vola afegir a les teves reflexions, estic d’acord en que s’ha reclamar el pressupost suficient per donar cobertura a les necessitats de salut i socials de les institucions que pateixen la càrrega diària de l’assistència, però, algú ha valorat la fuga de talent, i coneixement que s’està perdent pel camí.
    Les persones són l’ADN de les institucions i questes són les que li donen la diferenciació en el sistema, i malauradament això s’està perdent a marxes forçades.
    Disposàvem d’un sistema que els professional estaven orgullosos de poder-hi participar i formar-ne part. Remuntar aquest desànim, confiança i decepció serà molt i molt més costós que recuperar el pressupost.
    Imma

  2. josepmariavia dice:

    Sense cap mena de dubte Imma, el talent i les persones són el més important

  3. Josep Maria estic totalment d’acord amb el teu anàlisi i la teva diagnosi. Tenim un sistema sanitari que havia estic modèlic i que ens feia sentir orgullosos com a país i ara, sense cap escrúpol, tothom s’atreveix a posar-lo en qüestió, i el que és més greu, posant com a alternativa un sistema caduc i caspós com és el model públic INSALUD, del que per sort i per necessitat vam defugir a finals dels 80.
    I el tema de les llistes d’espera és un parany del qual hauriem de fugir com de la pesta.
    I finalment una constatació, el sistema sanitari català s’aguanta gràcies a la dedicació i l’esforç de tots els professionals que hi treballen. I dic TOTS els professionals, no només els metges i les infermeres.

    1. josepmariavia dice:

      L’actitud professional de la pràctica totalitat de persones que treballen al sistema sanitari, ens ha salvat. Llàstima que no poguem dir el mateix d’altres sectors professionals que manipulant la realitat des de la barrera ens fan el dia a dia més difícil. Que fàcil és parlar, jutjar i pontificar des de parlaments, partits i alguns Media, sense haver viscut ni cinc minuts la sanitat des de dintre!!!

  4. Maria dice:

    Molt encertat el seu article.Tenim o teniam un model de sanitat digna i eficient.Fins avui per nosaltres ha cobert ham eficacia totes les dolencies,operacions i visites .Espero que amb ajuda i la paciencia de tots continui.Persones com vos fan molt .gracies

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *