Jonathan McIntosh

Jonathan McIntosh

El momento es delicado. A pesar de ser obvio, me he referido en diferentes posts a que hay mucha gente que lo pasa muy mal, y que una minoría sin escrúpulos manipula peligrosamente este sufrimiento fomentando la fractura social.

Se trata de colectivos minoritarios que ante las opiniones discrepantes amenazan, insultan, diseminan falsedades impunemente e intimidan a quienes no piensan como ellos y a sus familiares. Son minorías que desprecian las reglas más elementales de la democracia (también las de la buena educación y el respeto más básico a las personas), al tiempo que ignoran las resoluciones judiciales si no les gustan. La intransigencia y el odio hacia quien discrepa de ellos, la aplican también a los miembros del poder judicial.

Todo ello se envuelve, cínicamente, con la etiqueta de una pretendida libertad de expresión y de acción, y como ha sido el caso de Pia Bosch el pasado fin de semana (candidata del PSC a la alcaldía de Girona en 2011 y ex diputada en el Parlament por el mismo partido), se lanza en forma de ataque ignominioso contra el derecho a ser diferente y a opinar como se quiera. Estas minorías perversas dictan lo que es aceptable y atacan a quien osa contradecirles. Basta con no pensar igual para que la cara de quien discrepa sea expuesta en público, en forma de diana que incita a hacer puntería, o como si de un malhechor o un criminal se tratara. De hecho, esta intolerancia a la discrepancia tiene un nombre muy concreto. Se llama FASCISMO y los que la practican, fascistas.

Me permito transcribir las palabras de Jordi Basté, ayer a las 8 de la mañana,  a la vez que le felicito por expresar lo que debería ser obvio, y por hacerlo de la forma clara y brillante en que lo ha hecho. Dijo lo siguiente:

“Todo vale, todo es gratis, especialmente las relaciones personales, se puede decir de todo, lo que quieras, con insultos, con amenazas, con abrazos, con dignidad, con nombres y apellidos, con pseudónimos, con educación, con pasamontañas. Estamos en la época en que efectivamente todo nos iguala y todo el mundo está a la misma altura comunicativa, incluso los que hablamos a cara descubierta con los que vienen con amenazas, escondidos detrás del anonimato.

Hay una frase en el artículo de hoy de Sergi Pàmies en “La Vanguardia” que me va perfecta: ‘Entre el aplauso escrache y todas las fórmulas de intimidación anónimo-internáutica, nuestra época ofrece un abanico alarmante de arbitrariedad disfrazada de espontaneidad y libertad.

No lo digo sólo por las redes. Hoy, antes de hablar de Chipre, quiero expresar la indignación de ver este fin de semana la fotografía de la candidata del PSC en el Ayuntamiento de Girona, Pia Bosch, en la sede de los socialistas catalanes de Girona rodeada por una diana, con el lema ‘El pueblo no perdona’, junto a los símbolos de la hoz y el martillo, y la estelada. Ni el comunismo, ni el independentismo merecen tener gente cobarde escondida en un bote de pintura, ni evidentemente colocar a todos en el mismo saco que los irracionales de la otra esquina también quieren situar. Eso, si es que han sido comunistas e independentistas, porque los cobardes no tienen ideología y se pueden esconder en símbolos que no les representan. Lo de menos es lo que dicen, porque escondidos, poco nos debe importar.

Desde aquí la condena a las amenazas, sea a quien sea, vengan de donde vengan, por supuesto sea una persona popular o una persona de la calle, pero si encima están hechas desde la oscuridad, desde el anonimato y desde el insulto, el grito de la justicia clama contra lo que claramente no es democracia. Ánimo, Pia”.

Me sumo. Desde la discrepancia que a menudo he tenido con los posicionamientos de Pia Bosch, quiero expresar todo mi apoyo, respeto y solidaridad hacia ella. Pia, yo también te digo: ¡ÁNIMO!

NORMES DE PARTICIPACIÓ

Els comentaris estan subjectes a moderació prèvia, per la qual cosa és possible que no apareguin publicats immediatament. Per participar és necessari que t'identifiquis, a través de nom i d'un correu electrònic que mai serà publicat ni utilitzat per enviar correu spam. Els comentaris hauran de ser sobre els temes tractats al blog. Com és lògic, els que continguin insults o siguin ofensius no tindran espai en aquest blog. Els comentaris que no compleixin aquestes normes bàsiques seran eliminats i es podrà vetar l'accés d'aquells usuaris que siguin reincidents en una actitud inadequada.
L'autor no es fa responsable de les opinions i informació continguda en els comentaris.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.