FINAL DE CURS

FINAL DE CURS

Más allá de que las teorías freudianas sean más o menos ciertas, hace demasiados años que leí “Introducción al psicoanálisis” y algún libro más de Freud, como para recordar los detalles de –según él- cómo influyen las experiencias de la infancia sobre la formación de la personalidad, sobre cómo seremos, actuaremos y reaccionaremos de mayores, o para tener suficientemente presente la controvertida teoría psicosexual del desarrollo de la persona.

Cuando estudié medicina, el segundo año hice psicología y el quinto, psiquiatría. Todo aquello queda lejos y lo que pueda saber no dista mucho de lo que sabe cualquier persona mínimamente formada, que disponga de aquello que llaman -o llamaban- “cultura general”.

De pedagogía e influencia de la educación en cómo somos, más allá de la experiencia personal y el sentido común, no sé nada.

Hasta aquí la razón. Me dicen –y lo acepto- que a la hora de manifestarme en la vida cotidiana, en mi caso, la razón no deja suficiente camino de salida a los sentimientos. Incluso hay quien me dice que por eso escribo. Como si hubiera una cierta dicotomía entre gran parte de lo que escribo y cómo me comporto. Como si mi sentimiento fuera difícil de encontrar más allá de en lo que escribo. Tal vez sí… Sólo los que me conocéis y a la vez me leéis lo podéis juzgar.

Bien, la dimensión más humana de la persona, las situaciones que permiten que emerjan de forma clara y espontánea las emociones de las personas –valga doblemente la redundancia- me emocionan. Y hablo de emociones tanto positivas como negativas.

Ahora hace casi un mes que no escribo en este blog. La coincidencia de la aplicación perversa de la razón por parte de demasiada gente a muchas de las emociones generadas alrededor del proceso catalán, con ciertas dosis de perversidad vividas en el contexto laboral en el que me muevo, me han llevado a no escribir.

Quería evitar transmitir negatividad. No he querido escribir nada sobre política, políticos, periodistas y el proceso. Lo hice por última vez el 27 de septiembre y ya explique que me resultaba ingrato. Por alguna razón me sentía obligado a hacerlo. Autoimposiciones absurdas…

Tampoco me ha apetecido escribir sobre la mezquindad a la que pueden o podemos llegar las personas en diferentes ámbitos de la vida, en este caso, como decía, me rondan por la cabeza situaciones laborales. Me ha costado hacer abstracción de esta realidad que me rodea y no se me ha antojado escribir. He reprimido emociones, sí. Me las he quedado dentro.

Un encuentro de ex compañeros de la escuela me ayuda a reencontrar la paz un poco perdida estas últimas semanas, me permite volver a hacer lo que más me gusta: escribir.

Ya dedique un post al tema el año pasado cuando hizo 41 años del fin de la escuela. Lo vuelvo a hacer este año que se cumplen 42 y hemos repetido: ni tan solo un grupo de whatsapp constituido hace cerca de dos años ha podido romper algo profundo, que no somos capaces de explicarnos, que nos une de una forma muy especial.

Ayer el magnífico periodista Carles Capdevila se refería a los riesgos que tienen estas comunidades virtuales. Riesgos que, los que como yo -entre amigos- hablamos sin filtros, contribuimos a incrementar tremendamente. Capdevila señala los daños colaterales derivados de la falta de contención, del abuso de mensajes inútiles o de la poco o nula reflexión sobre dónde llegara lo que dejas dicho sin pensar mucho en ello. Hago un “mea culpa” absoluto en relación a confesar que he cometido estos tres pecados y alguno más en el grupo de whatsapp de la escuela. Compañeros, ¡perdonádme! ¡Prometo intentar mejorar, pero no garantizo nada!

Nos hemos hecho mayores y aquel grupo de niños bastante homogéneo a nuestros propios ojos –a pesar de que la realidad sociofamiliar de cada uno de nosotros pudiera ser más heterogénea-, hemos evolucionado diferentemente en el pensamiento político, en el análisis social, en la manera de aplicar valoraciones morales, en lo que nos gusta y en lo que no… Y hemos tenido nuestras tensiones. La capacidad conciliadora de algunos y la contención de la mayoría han hecho posible que los más activos, y por tanto más peligrosos para la paz del grupo, no hayamos hecho estragos.

No obstante, creo que todos sabemos que por encima de todas estas diferencias hay algo difícil de definir, que no sé si Freud con sus teorías nos lo resolvería. Algo que nos une, que hace que haya unos lazos y una solidaridad entre nosotros, un afecto y una estima, difíciles de encontrar en grupos de amigos creados en etapas posteriores de la vida. En mi caso, sólo se da una situación comparable con un grupo de amigos formado durante la adolescencia tardía y que aún perdura.

Algunos compañeros después del encuentro han hecho manifestaciones que, creo que si no todos, la inmensa mayoría compartimos. Por ejemplo:

“La sensación de proximidad que tengo con la mayoría de compañeros de la escuela, a pesar de que prácticamente no los he visto en 40 años, no la tengo con compañeros actuales con los que he convivido más. Es muy curioso…”

“Me encantó encontrar chicas que hacía 50 años me caían muy bien y conversar con ellas como si el tiempo no hubiera pasado. O reencontrar mis ideales de belleza de cuando tenía 5 y 9 añitos…”

“De acuerdo con todos respecto al gozo, la satisfacción y la alegría que respiré ayer por la noche durante el encuentro. Tengo la sensación de que durante toda la velada sólo vi sonrisas en los labios de todos y que el tiempo no había pasado, a pesar de ser una reunión de personas de casi 60 años y de que los reportajes ponían de manifiesto el contraste entre nuestro aspecto actual y el de entonces…”.

El mismo compañero señalaba las ventajas de la madurez en el sentido de “poder decirnos tranquilamente aquellas cosas que por miedo, vergüenza o timidez nos guardamos entonces, pero no olvidamos nunca”. Evidentemente aquellos amores platónicos de juventud nunca confesados o como mucho compartidos con los compañeros más cercanos, con la sensación de explicar un secreto de Estado. Pero no sólo eso: muchas otras sensaciones y sentimientos.

Una compañera destacaba las emociones y tensiones vividas durante los preparativos del encuentro, la respuesta y el entusiasmo transmitidos por todos desde el primer momento. La sensación de vacío que queda después de este paréntesis con el retorno de todos a nuestra vida cotidiana… Los agradecimientos y muestras de satisfacción…

Una parte de lo que intento explicar queda bien reflejado en el comentario de una compañera, casada con un buen y respetado amigo con el que he coincidido en los últimos años en el ámbito profesional. Cuando ella intentaba explicarle alguna de estas sensaciones a su marido, él le dijo que no podía imaginarme en formato “niño colegial”.

¿Qué quiero decir con todo esto? En primer lugar la obviedad de que esto es nuestro, muy nuestro, sólo de los que lo vivimos o -como decía un compañero hoy por mail- “un grupo de personas que durante 12 años tuve al lado, con las que he compartido espacios, profesores, pequeños ratos íntimos pero también momentos tan importantes de la historia de nuestro país… Personas con las que he compartido momentos tan importantes como la infancia, la pubertad y el principio de la juventud”.

Ya lo comenté el año pasado en este mismo blog. Ver fotografías nuestras en blanco y negro en el patio de la escuela, con paredes mal rebozadas, un almacén de herramientas cubierto con una uralita antigua y colchones gastados sobre los que caíamos cuando hacíamos saltos en gimnasia… todo ello durante el final del franquismo, no dejaba de ser como una especie de NODO. El reflejo plástico de una realidad social externa gris, que no rompía para nada nuestra felicidad compartida en grupo, a pesar de que muchos de nosotros y de nuestras familias habían sufrido desde el exilio forzoso por razones políticas, hasta dramáticas represiones propias de la dictadura. Muchos otros no, e incluso lo contrario. Pero esto no nos separaba para nada. Cerrábamos filas ajenos a estas diferencias en nuestras historias familiares y realidades sociales externas a la escuela.

Seguramente alguien que no forme parte de este grupo y lea el post lo puede encontrar incluso cursi. Probablemente si lo piensa bien, será capaz de encontrar algún momento de su vida, alguna afiliación colectiva, alguna actividad asociativa, su propio recuerdo escolar, que le hagan conectar con este sentimiento.

El psiquiatra Rojas Marcos dice que en la vida, de media, se producen tres situaciones especialmente difíciles, duras, traumáticas. Cuando te aproximas a los 60, probablemente ya has vivido al menos una o dos, si no tres, de este tipo. No hay duda que volver colectivamente a revivir en grupo unos años en los que la mayoría no habíamos sufrido ninguna de ellas es tremendamente gozoso.

Nosotros mismos hemos vivido ya la muerte de dos compañeros de la escuela y –hasta donde yo sé- de una compañera. Y hemos tenido ocasión de ser solidarios los unos con los otros en momentos nada fáciles. Y eso tiene un gran valor.

Es probable que algún especialista de la disciplina adecuada que pueda leer todo esto esté sonriendo por la obviedad de lo que digo. Yo, racionalmente, intelectualmente, no le sé encontrar explicación.

Emocionalmente puedo decir que hay algo genuino, que alguna o algunas cosas pasan en la escuela, en aquellos años de infancia y de adolescencia, que acaban constituyendo un intangible colectivo de gran valor, que poco tiene que ver con la razón y sí con la dimensión más humana, íntima y personal de nosotros mismos. Mientras escribo me dicen que una compañera señala que “tenemos que aprovechar estas oportunidades que nos hemos regalado…”.

Estamos cerca de los 60 como decía y cada uno tenemos nuestro mundo, nuestra historia, nuestros motivos de alegría y nuestras frustraciones y sufrimientos. I así será hasta que nos muramos. Pero todos, desde que nacemos, buscamos la felicidad.

LES NENES

LES NENES

A menudo, cuando las cosas no nos van como querríamos buscamos las causas, el “enemigo”, fuera de nosotros mismos. Soy de los que opino que nos retorna lo que enviamos hacia afuera: “lo que siembras, recoges”. Somos severos, duros e incluso podemos ser perversos con quien consideramos que nos hace daño. Acostumbramos a ser indulgentes y compasivos con nosotros mismos. Me esfuerzo –a menudo con muy poco éxito- a hacerlo al revés: intentar practicar la compasión y el perdón con los que siento que no me lo ponen fácil e intentar pensar qué responsabilidad tengo yo respecto a los retornos que recibo. Repito, fracaso a menudo. No pretendo ser ejemplar.

Cuando el esfuerzo es éste, reencontrar a los compañeros de la escuela que por este motivo no sé explicar, en cierta forma es como si formásemos parte de lo más íntimo de uno mismo, es balsámico. Es como si este yo solidario que lucha por ser mejor y por ser más feliz, tuviera almas gemelas que lo acompaña y le facilitan ambas cosas: mejorar como personas y ser más feliz.

Tan cursi como queráis, dejadme deciros que ocupáis un lugar singular en mi vida y que la estima que siento por vosotros es enorme y no sé encontrar las palabras precisas para expresarlo mejor.

En cualquier caso, en este mundo tan bonito pero según como tan extraño y lioso en el que convivimos, ¡no perdamos estos espacios que nos hacen vivir lo mejor de la condición humana!

NORMES DE PARTICIPACIÓ

Els comentaris estan subjectes a moderació prèvia, per la qual cosa és possible que no apareguin publicats immediatament. Per participar és necessari que t'identifiquis, a través de nom i d'un correu electrònic que mai serà publicat ni utilitzat per enviar correu spam. Els comentaris hauran de ser sobre els temes tractats al blog. Com és lògic, els que continguin insults o siguin ofensius no tindran espai en aquest blog. Els comentaris que no compleixin aquestes normes bàsiques seran eliminats i es podrà vetar l'accés d'aquells usuaris que siguin reincidents en una actitud inadequada.
L'autor no es fa responsable de les opinions i informació continguda en els comentaris.

39 comentarios sobre “DEDICADO A MIS COMPAÑEROS Y COMPAÑERAS DE LA ESCUELA SANTA ISABEL

  1. Molt be!Com participant d la trobada comparteixo tots aquests sentiments i sent mes explicita,crec q sensa tindre conciencia a les hores vam anar a un cole progre q va alimentar uns valors dels q no erem conciens i q despres dels anys han aflorat.Ens hem fet grans!!!

    1. josepmariavia dice:

      Moltes gràcies Montse. Totalment d’acord. Som afortunats!!

  2. Imposible explicar millor el sentiment que crec, tots compartim.
    El que vam viure i compartir en aquella etapa, ens uneix mes enllà, del que pugui semblar raonable, malgrat els 40 anys en els que hem perdut el contacte.

    1. josepmariavia dice:

      Amb en Ricard, que el tinc aquí al cantó, opinem que mai es tard per recuperar el que val pena!!

  3. Maravilloso texto , lo he leído tres veces seguidas .
    En “el encuentro ” se reflejaban sentimientos y emociones realmente inexplicables y quizá no reflejadas en ningún manual de psicología .
    Enhorabuena !!

    1. josepmariavia dice:

      Pero muy bien reflejadas, Marga, en tu montaje audiovisual, que nos ha encantado a todos!
      Felicitades por la sensibilidad que transmite!!

  4. Ha estat un plaer llegir el teu comentari dedicat als teus antics companys de classe.
    Reconec que no puc expressar….o no se expressar en paraules el que vaig sentir i viure fa dues nits…..em vaig sentir una mica nerviosa al principi però aquest nerviosisme va quedar enrere de seguida i la joia de tota la vetllada l’he anat recordant durant les hores següents…..i encara dura!!!
    Moltes gràcies Josep M.

    1. josepmariavia dice:

      Gràcies a tu Carmen, va ser molt emocionant per a tots!!

  5. Hola yo llevo 32 años fuera de Barcelona ya hacia 4 años que no venia al principio no iba a venir pwro a mwdida que pasaban los dias me iba entrando el gusanillo al final coji el billete y para Barcelona.buf no se pwro me faltaron horas hemos cargado las pilas al principio con nervios asi que espero volver a veros pronto enhorabuena a todos

    1. josepmariavia dice:

      Mil gracias por tu comentario Montse. Yo creo que todos hemos puesto nuestro granito de arena para conseguir lo que tanto nos ha satisfecho. En tu caso, como en el de Carmen Yúfera, la cosa tiene más mérito: veniais de lejos!!!

  6. Josep Maria,
    He coincidit molts cops amb tu en els teus escrits i així t’ho he expressat. Avui no és coincidir en una emoció o una opinió semblant, avui és compartir el mateix sentiment, com si fos un de sol, comú a tots aquells que estàvem junts el divendres. Moment puntual pensaran alguns, emocions superficials poden dir altres. Per a mi és un valuós tresor existencial que m’enriqueix des de fa més d’un any. Com un regal de la Vida en un moment inesperat. Potser en el moment just en el que pots valorar millor el teu passat i que comences a saber clarament que l’únic que queda realment no és el que tens, sinó el que experimentes: les vivències, les emocions, les reflexions compartides, els riures i els plors… Entre nosaltres hem compartit tot això i, tal com ja t’ho vaig expressar, ens hem fet més rics perquè ens hem fet més humans. Cuidarem entre tots aquest tresor comú que ha estat multiplicat justament pel fet de compartir-lo.
    “Balsàmic” dius tu, “terapèutic” podríem dir fins i tot. Potser és simplement la paradoxa de retrobar la normalitat plenament humana a la que estem tan poc acostumats.
    Un cop més, gràcies.

    1. josepmariavia dice:

      Gràcies a tu estimat amic. Com dius hem coincidit en escrits i també en converses i trobades personals. Hem compartit, ens hem entés, m’has ajudat, juntament amb altres amics ex-SI en moments difícils.
      M’agrada Vida en majúscula. El que estem compartint des de fa ja temps és realment un gran regal d’aquesta Vida com tu dius. En un bon moment. En la maduresa. En un temps que ens permet apreciar de forma especial aquella amistat de quan èrem criatures.
      Tinc la sort de poder comptar amb alguns bons amics i em sento ben acompanyat en aquest camí que jo li deia de recerca de la felicitat i que tu li dius -molt ben dit- de treballar per ser més humans.
      El neguit ens ve de lluny. Durant anys hem buscat el mateix per camins diferents. Especialment diferents en alguns moments. Ara ens hem retrobat i, sí, estem de sort. Això que tenim val molt i ho hem de cuidar¡¡

  7. Cuando decías ” perdoneu-me¡ Prometo intentar millorar, però no garanteixo res¡” refiriéndote a tus entradas de WhatsApps, no te creo 🙂 y tampoco es necesario… eso si, me sobran las descalificaciones gratuitas hacia personas publicas, en las que de vez en cuando caes, como decía Thomas Jefferson “Cuando alguien asume un cargo público debe considerarse a sí mismo como propiedad pública”,pero hay aspectos que debieran ser intrascendentes desde ese punto de vista publico y centrarse en ello como arma (a menudo cruel) me parece impropio, aunque sea medio en broma. En cuanto a las diferencias, son inevitables pero quiero creer que enriquecedoras y por cierto, que mantengamos un cierto apasionamiento al respecto, no deja de ser un rasgo positivo.

    En cuanto a lo importante, la velada, que decir, fantástica (gracias de nuevo a tod@s l@s que la hicieron posible), no se ni pretendo expresarlo tan bien como vosotros, pero aun separados entonces por un “tabique”, compartimos muchos sentimientos y vivencias comunes, más de las que yo creia. Si había alguna duda de lo acertado de reunirnos todos juntos, creo que quedo disipada el viernes (bueno viernes-sabado).

    1. josepmariavia dice:

      Entiendo que no me creas y respeto tu punto de vista José Miguel. Por eso decía que no garantizo nada ☺️. Por mi parte suelo compartir la práctica totalidad de tus entradas en el xat. Y las valoro positivamente, como te valoro a ti. Tu forma de razonar me parece inteligente y fina.
      En cuanto a lo importante, como dices, totalmente de acuerdo. Fué una gran idea y una maravilla llevarla a cabo!!!

  8. Josep Maria, després de llegir el teves reflexions sobre la retrobada dels companys i companyes d’aquella escola segregadament mixta, amb afecte i simpatia et diré que, tot i ser cert tot el que has escrit, crec que t’empatolles una mica i que la realitat es mes simple i poètica. 😉
    Després d’haver estat en la gènesi de tot aquest moviment (segons vosaltres fins i tot ser-ne l’ànima), haver participat en l’organització, sorprendrem de l’èxit i escarrassar-me durant tot el darrer any per trobar-ne una explicació, avui, sobtadament, crec que he vist la llum i he aconseguit encaixar les peces del trencaclosques (nova emoticona amb un somriure). Ahir ho vaig començar a intuir sense ser capaç de concretar-ho quan vaig escriure “que durant tota la vetllada sols vaig veure somriures als llavis de tots els que ens hi vàrem reunir i que el temps NO havia passat, que no era una reunió de persones de quasi 60 anys sinó que tots i totes continuàvem tenint aquells insolents 14 o 15 anys de llavors”.
    Crec que el bon resultat de les trobades, tan la dels nois (un eufemisme per no reconèixer que rondem la seixantena i en aquest eufemisme radica l’essència de la meva explicació) fa un any, com aquest any la de tota la promoció, noi i noies juntes, es degut, sobretot, al secret i impossible desig de tots de de tornar a “Neverland”, al “país de Mai Mes” de Peter Pan, recuperar la infància i l’adolescència perdudes ja fa tan de temps.
    Quan tots ja tenim mes records que projectes, mes passat que futur, i aquests records i passats no sempre han sigut esplendorosos, volem tornar a la impossible Neverland per ser per sempre mes nens que no creixen i viure sense regles ni responsabilitats, ocupant el temps en divertir-nos i viure aventures. Mes o menys com quan tots coincidíem a l’escola, el nostre país de Mai Mes, la nostra Neverland.
    O no era una aventura fascinant aprendre cada dia? No era divertit esquivar al malvat “pirata” Ro.. quan fèiem malifetes per l’escala o terribles batalles de guix a les cambres del castell? I no era emocionant evitar les estirades de patilles de la dolenta però (per tu i per mi) estimulant intel•lectualment “bruixa” Guit amb aquell abric negre, descobrir el mon lluminós de la literatura amb la fada Pach, la bellesa i l’art amb una sirena amb monyo o la fascinant precisió de les xifres amb l’ogre Barr? No era dolç i agradable escoltar les histories del pensament dels homes de la boca d’en Pap, aquell entranyable mag, el nostre Merlí particular o parlar amb en Vicente, l’unic guerrer que no havia estat a Camelot però que coneixia els secrets del món fosc que hi havia darrera la tapia, habitat per animes en pena vestides de negre? I Sobretot, sobretot, descobrir amb ulls com taronges els misteris de la vida explicats per la Campaneta Mel?
    I el mes important, que me’n dieu dels intents de seduir i enamorar a les princeses que habitaven al pis de sota o elles als prínceps i guerrers que vivien al pis de sobre? I dels tornejos amb pilotes en lloc de llances en els jardins del castell de Neverland?
    Es per tot això, Josep Maria, que crec que tots ens vàrem reunir divendres passat. Tots, inconscientment, vàrem anar a la cita perquè no ens hem resignat, malgrat els records i les experiències de cada dia que diuen el contrari, a deixar de ser els Nens i Nenes Perduts que un dia varen viure feliços i inconscients al país de Mai Mes i on vàrem formar una germandat de sang i vivències que ens unirà fins el final dels nostres dies. Divendres a la nit, mentre vàrem estar junts vàrem tornar a ser a Neverland. Per això tots somrèiem.
    Després, segurament, vindrà tot això tan assenyat que has escrit.
    Una fortíssima abraçada.

    1. josepmariavia dice:

      Brillant Ricard!!! Com sempre. Crec que són visions complementàries d’una mateixa realitat.
      Evidentment, m’identifico totalment amb la teva manera d’explicar-ho. I….gràcies!! Iraq-Iran va funcionar!!!

    2. Esplèndid Ricard.
      No m’ho havia plantejat així.
      M’ha deixat encantada, no sé que em desencantarà.

    3. Como dice JM, la realidad tiene muchos aspecto y… matices, Así que no dudo que tengas gran parte de razón Ricard, quien puede no tener la tentación de volver a su “preadolescencia”, sobretodo cuando tendemos a idealizarla, resaltando los aspectos positivos (no me deja de sorprender lo gris y casi tercermundista del ambiente, el cual queda patente en las fotos, muestra de nuestra memoria selectiva ;)) .
      Pero creo que hay otro factor, por lo menos en mi caso, después de años de correr hacia delante, de abrirse paso por la vida sin mirar atrás o lamentar decisiones pasadas, tal vez va siendo el momento de ir mas despacio, mirar el camino recorrido y degustar la vida con más calma y aceptar el pasado, con una cierta nostalgia, sin por ello, perder por ello el apasionamiento ni la capacidad de sorpresa.

      1. josepmariavia dice:

        Me seduce mucho la idea de ir más despacio, mirar (sin asustarse, puede provocar ya vértigo!) el camino recorrido, ya largo, y parar un poco y como dices degustar lo vivido.
        Hoy Guillermo Ruiz decia ser lo que vivió, lo que vive y lo que vivirá. Vivir la vida como un todo y no como un conjunto de instantes que surgen y desaparecen. Integrar ese pasado disfrutándolo vale la pena!

  9. Alex dice:

    Magnífic post Josep Maria! M’he enganxat des de la primera frase 😉

    1. josepmariavia dice:

      Moltes gràcies Alex. Ho celebro

  10. No quería dejar pasar la oportunidad de manifestar mi satisfacción, como el resto, tras “el evento” del viernes. Me sumo, como no, a las felicitaciones y agradecimientos, que por ya expresados no voy a repetir. Tengo que reconocer que en su momento fuí de los que manifesté mi poco convencimiento, hasta el punto que planteé una “condición” para venir. Dicha “condición” se cumplió y no me quedó más margen para negarme…
    De acuerdo contigo J.M, al menos esta vez…jeje… y me ha encantado el escrito de Ricard.
    Solo añadir que , a parte de las consideraciones, sensaciones y sentimientos generales, en un plano más personal, fué una velada muy especial, sorpresiva y sorprendente, que me ayudó a coger un poco de “fuerzas” en mi devenir diario.
    Como siempre de guardia…Fuerte abrazo.

    1. josepmariavia dice:

      Pedro, me encantó compartir recuerdos contigo y con Ana. Fué uno de los temas chulos de la noche.
      En cuanto a los desacuerdos, lo bueno de la verdadera amistad es que los encaja y resultan estimulantes!!!
      A todos nos revitalizó lo que impregnaba el ambiente.
      Un abrazo amigo. Con todas las discrepancias que quieras, pero amigo de cuando aún no discrepábamos o ni siquiera sabíamos si jamás discreparíamos (excepto en lo del Barça i el Atletich claro!!!)
      Buena guardia y que vivan los pinta labios ¡!

  11. Josep Maria, has expressat amb paraules les emocions que la majoria vam sentir. Celebro la complicitat que teniu , un plaer haver estat tots plegats l´altre nit.
    Richard Bach, amb un llibre que parla de l´amistad i del significat que implica creixer i estar present al món, diu…
    Viaja libre y feliz más allá de los cumpleaños, por encima de la palabra ” siempre ” y nos encontraremos alguna que otra vez, cuando así lo deseemos, en medio de la única celebración que no puede terminar

    1. josepmariavia dice:

      Gràcies pel comentari Silvia! Ens va encantar poder-te explicar coses que mai t’haviem dit, però moltes vegades haviem comentat.
      Ho dius bé, complicitat i amistat, posada en valor l’altre dia. Repetirem!!!

  12. Albert Gadea dice:

    Efectivament, la nit de divendres passat no vaig veure més que somriures: alguns eren somriures sorpresos, altres eren somriures riallers, esclatants… també n’hi havia d’expectants i, fins i tot, d’incrèduls… això sí, tots eren somriures de veritat, somriures sentits i emocionats. No us enganyo si us dic que jo mai havia vist tanta gent junta somrient alhora -i durant tantes hores!-. Tampoc mai havia vist tanta gent junta que formalment es conegués tan poc i que, al mateix temps, se sentis tan genuïnament pròxima. Una proximitat emocional, entusiasta i desinteressada: sens dubte, amistat de la bona!

    Vaig flipar. Encara flipo i -sobre tot- somric.

    1. josepmariavia dice:

      Gràcies pel comentari Albert que, òbviament comparteixo totalment. Bona falta ens fa somriure a tots i no es tractar d’establir categories. Però alguns massa injustament tractats per, diguem “la vida”, us ho mereixeu molt més. Per tant, per venir de tu aquest comentari em fa especial il•lusió¡¡¡
      L’amistat de la bona també és una medecina que, quan més gran em faig, més aprecio

  13. Muchas gracias por este escrito tan maravilloso y sentido, dedicado a todos nosotros.
    Tuve una época también dedicada al estudio de Freud y sé lo importante que es la infancia como impronta en nuestro futuro.
    Queda claro que todos el otro día quisimos rescatar ese Neverland que muy acertadamente describe Ricard.
    Fue entrañable el reencuentro y nos proporcionó a todos mucha felicidad. Todos sonreíamos y emanabamos energía positiva, rescatada de nuestra adolescencia.
    Un gran acierto juntarnos con los encantadores chicos, con los que solo nos cruzábamos y poder recordar esas caritas inocentes que portabais en las fotos.
    Gracias !!

    1. josepmariavia dice:

      Muchas gracias por tu comentario Ma. José. La verdad es que, como ya comento en el post, me ha costado encontrar palabras suficientes para describir las emociones vividas el viernes pasado. Me alegro muchísimo de que reafirmes lo que ya creí percibir en todos: mucha ilusión y felicidad en un reencuentro que vamos a repetir en algún momento!!!

  14. Imma Renom dice:

    Que be que escrius Josep Maria!!!

    Jo no tinc el do de la paraula, però comparteixo les teves reflexions.
    El divendres, en principi, pensava que no coneixeria a ningú, que hem trobaria com un estrany i la veritat va ser tot el contrari.
    A mida que passaven els minuts, ens sentíem tots mes units, reconeixiem en les cares que veiem aquelles personetes que erem tots plegats. Ens venien a la memòria moltes coses que ja teniem oblidades. Va ser una nit plena d’emocions.

    Jo ja tinc 60 anys i, d’aquestes tres situacions complicades que dius que hem de viure al llarg de la vida, jo crec que ja n’he viscut dos. Espero que la tercera trigui molt a arribar. Per cert, això no ho sabia.

    Repeteixo, moltes gràcies i segueix escrivint que ho fas molt be.

    Una abraçada
    IMMA

    1. josepmariavia dice:

      Moltes gràcies Imma. Rés m’agrada més que escriure i provocar alguna cosa bona en els lectors. En aquest cas té menys mèrit. Crec que el mèrit ha estat persistir en la idea de la trobada. Jo durant anys he mantingut contacte amb algunes companyes i, al principi, tant en els nois com en les noies (com diu el Ricard eufemisme per parlar de persones de 60 anys o quasi) hi havia molta resistència. Pocs ho veien clar. L’empenta d’en Ricard va fer que d’acord amb la Montse Sirera, la Rosana i la Ma José Martinez, conectèssim amb la Carme Raubert. A partir d’aquí a treballar i fer-ho possible i…ja veieu: tots contents i feliços!!!
      Et desitjo que la “tercera” situació difícil no t’arribi o trigui molt molt. A tots ens queda la mort, però no té perquè ser necessàriament una situació difícil ni la mort!!!

  15. Moltes gracies per el teu comentari de la retrobada d’alumnes, has expresat tots els sentiments que vaig sentir al retrobar totes les amistads, i vaig passar una vetllada inovidable. Crec que tal com dius tot van ser rialles i fellicitat.
    Moltles Gracies.

    1. josepmariavia dice:

      Moltes gràcies Georgina. Crec que vaig intentar expressar el que sentia. I no era de la meva propietat. Era de tots. Suposo que per això molts en moltes de les coses relatades, ens hi veïem reflectits. Gràcies de veritat!

  16. Mercè Josa dice:

    No podia passar pàgina sense deixar un comentari. Comparteixo tots els sentiments espressats pels companys i companyes de la pomoció. La vetllada va ser un èxit plena d’emocions i de records, tots bons. Això és el millor, en cap moment van sortir mals records i segurament n’hi van haver, però solament vam gaudir del que ens van marcar de veritat, els agradables, els que ens van fer feliços. Ja han passat uns quants dies i encara somric quan la recordo, espero que aquest somriure duri molt temps. Josep Maria, estic contenta de que aquella trobada d’excompanys d’escola t´hagi fet tornar a escriure, és un plaer llegir els teus texts i espero seguir fent-ho. Vull agraïr la feina feta pels organitzadors i organitzadores, sé que va costar trobar a gent que, com jo, haviem perdut el contacte fa més de quaranta anys. Gràcies per no defallir i espero que es pugui repetir. A aquest moment de la vida, quasi a la seixantena, necessitem una injecció d’endorfines tan potent com aquesta, per posar una part fisiològica a les emocions viscudes. Fins aviat.

    1. josepmariavia dice:

      Mercè gràcies pel teu bonic escrit i per afegir-te als que ens ha vingut de gust expressar allò tant especial que vàrem compartir. A més a més, en el teu cas, va ser maco poder celebrar el teu aniversari!! Tot un símbol per a tots del temps que ha passat, malgrat no voler perdre aquell Neverland que deia el Ricard.
      No crec que deixi d’escriure. Potser no amb el ritme que ho havia fet. Però ja el recuperaré. Hi ha èpoques que estàs més inspirat que altres. En ocassions potser tens molt a dir, però no trobes la forma oportuna…En qualsevol cas, no hi ha dubte que aquesta vegada heu estat font d’inspiració!

  17. Hola promoción, antes que nada felicitaros a todos por vuestros escritos, sobre todo a José Mª y Ricard.
    Ya hace un mes de nuestro reencuentro y sigo recordándolo como si hubiera sido este viernes. Que decir que no hayáis dicho ya, fue una noche llena de emociones y sentimientos, la sensación era como si no hubieran pasado cuarenta años, creo que todos rejuvenecimos ese día.
    Lo único que me sabe mal (entre comillas), es haber visitado el colegio, tenía un recuerdo entrañable de aquellos años que pasamos allí y ahora, si, es muy bonito, unas instalaciones estupendas y geniales, pero ya no es nuestro cole.
    Los recuerdos de aquel pasillo del sótano, que entonces veíamos inmenso, aquella clase de Hº del arte que “todos” esperábamos ya que era la única que teníamos en común, aquellas pistas separadas por un banco, y un largo etcétera, se esfumaron en una tarde. La verdad, que a pesar de las mejoras y modernidades, prefiero seguir guardando “el nuestro” en la memoria.
    Suerte que por la noche y a pesar de haber pasado unos cuantos años, todo seguía igual. Gracias de nuevo a todos los que la hicisteis posible!!

    1. josepmariavia dice:

      Moltes gràcies pel comentari Pilar que comparteixo. Te el valor afegit d’estar escrit un mes després del dia de la retrobada. Comprovar que l’impacte de les emocions viscudes no va ser una reacció fugissera, ben al contrari, em fa feliç.
      Com et vaig dir dins d’aquest record que, per contrast amb l’escola actual, qualifiques de “el nuestro”, tu hi estàs present. Ja em vas dir que tu no. Però jo si que et recordo acom una de les companyes amb les que més converses vaig tenir en el bar del “cole”. una abraçada¡

  18. Josep M., com que no vaig participar en el seu moment, vaig preferir fer-ho al mes del retrobament, a més, va coincidir que aquest últim dissabte, una amiga em va preguntar per aquell dia
    Si, reconec que al principi no recordava les nostres xerrades, els anys fan “mella” per a tots, després ja vaig recordar aquelles converses en el bar mentre menjàvem bosses de patates fregides. Un petonàs i fins aviat.

    1. josepmariavia dice:

      Va ser molt interssant comprovar que al cap d’un mes el bon record de la trobada i les sensacions compartides estan ben vives. Gràcies denou per l’aportació.
      Què bones les patates fregides!!! Petons

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *