Hoy, 29 de noviembre de 2012, es noticia que se ha cedido la gestión del CAP de l’Escala a una empresa privada. De entrada, esto no se explica así. Se habla de privatización de este CAP, lo que no es cierto. La titularidad debe seguir siendo pública. Nadie ha traspasado ningún patrimonio público, ni ha vendido acciones a una empresa privada, único caso en que se podría hablar de privatización.

Lo que se ha hecho, por concurso público, es ceder la gestión de esta entidad pública -que lo sigue siendo- a una empresa privada que debe de haber ganado el concurso. Por cierto, anteriormente el CAP de l’Escala ya estaba gestionado por una entidad privada, concretamente una Fundación privada. ¡Eh!… Es cierto, la Fundación privada no tenía ánimo de lucro y la actual sociedad gestora sí. Ahora bien, este hecho, ideológicamente opinable (y manipulable), técnicamente no implica que, aunque repartiendo beneficios, se destinen menos recursos a la atención de la población. Depende de la eficiencia en la gestión, como veremos a continuación.

La noticia se presenta como el primer caso de privatización de la (aunque como hemos dicho se ignora) gestión de la atención primaria de salud. De nuevo falso.

Durante los años 90 se cedió la gestión del CAP Barceloneta del ICS a la empresa privada Serveis Mèdics de Girona. Resultado, en 3 meses redujeron el gasto farmacéutico en un 28%, redujeron el tiempo de espera e incrementaron la capacidad resolutiva hasta el 98%. Es decir, solo un 2% de los pacientes debían ser derivados al hospital. Hay que decir también que disminuyó la presión de urgencias en el Hospital del Mar (el CAP Barceloneta estaba y está en los bajos del edificio del Hospital del Mar). Con el mismo presupuesto que anteriormente destinaba el ICS, la sociedad gestora privada, además de la plantilla de atención primaria correspondiente, contrató a médicos especialistas que, o pasaban visita conjuntamente con los de cabecera o los tutelaban en el abordaje de casos complejos. Además de los resultados explicados, disminuyó el consumo de pruebas complementarias. El CAP, mientras fue gestionado por Serveis Mèdics de Girona, quedó siempre en las 3 primeras posiciones del ranking anual que hacía el Servei Català de la Salut para todos los centros. Normalmente en primer lugar. La satisfacción de los vecinos era alta y la asociación de vecinos del barrio participaba intensamente en el seguimiento de los resultados. Y sí, esto no impedía que se hiciera algún pequeño beneficio anual. ¡¡Pecado, pecado!!! Así gritarían los profetas de ‘lo público para lo público’. ¡¡Aquellos que defienden modelos sin presentar ni un resultado que demuestren que son mejores!!!

Y ustedes se preguntarán que si tan excelelente era el modelo, ¿por qué lo dejaron? Precisamente por intereses políticos de quien entonces gobernaba el Ayuntamiento de Barcelona. Y ya lo digo bien, intereses políticos, no ideología política, ni aportación de datos contrastados que demostraran lo contrario de lo que ocurría: que la gestión de la Empresa Serveis Mèdics de Girona era superior a la gestión pública del ICS y a la de otros proveedores. Así se ha demostrado. Ahora el centro está gestionado por PAMEM (la Mutua de funcionarios del Ayuntamiento de Barcelona) y los resultados han empeorado.

Resulta también curioso que la misma prensa que “denuncia” esta adjudicación hecha por concurso público y publicidad, defienda el retorno de la gestora anterior que era una Fundación privada. Digo que resulta curioso porque recientemente han tachado de “privatización” un proyecto en el que lo que se pretendía era eso: ceder la gestión a una Fundación Privada. Me refiero al caso del Hospital Clínico de Barcelona. ¿Por qué lo que se defiende en un lugar como alternativa de una (falsa) privatización, se ataca en otro bajo la acusación de privatización?

Probablemente porque intereses de determinados partidos políticos, de ciertos sindicatos y de ciertos grupos sociales organizados, coincidentes con la línea ideológica de determinados Media, aprovechan el drama social colectivo que ha llevado a muchas personas a sufrir de lo lindo debido a la crisis y a los recortes, y no dudan en manipular y hacer un uso demagógico al servicio de los partidos políticos que están detrás de determinadas líneas editoriales y de la estabilidad laboral de una función pública fosilizada.

Sería bueno que dejaran de manipular y que apoyaran sus opiniones o criticas en datos contrastados.

El día 13 de julio de este año, el Departamento de Salud hizo públicos los datos de la Central de Resultados. A pesar de que allí se hace evidente la superioridad del modelo concertado sobre el vetusto ICS, y dentro del modelo concertado los mejores resultados de las entidades privadas sin ánimo de lucro sobre las EPIC; ningún medio de comunicación -a excepción del “Diario Médico”– ni ningún periodista de los que se han dedicado últimamente a asimilar el Modelo Sanitario Catalán y la autonomía de gestión a la corrupción; ninguno de estos publicó nada de nada al respecto. ¡¡¡Los mismos que reclaman transparencia, pasaron por alto el mayor ejercicio de transparencia hecho nunca en nuestro sistema sanitario y en la mayor parte de los sistemas sanitarios del mundo!!! Supongo que cuando los resultados no gustan, es mejor ignorarlos y seguir proclamando lo contrario de lo que los datos demuestran.

Los resultados presentados por la Generalitat hacían evidente que cuanta más autonomía de gestión y menos sistemas de control administrativo, mejores resultados de gestión.

El informe de la Central de Resultados presenta los datos bajo cinco dimensiones. En la de atención centrada en el paciente no se observan diferencias entre los hospitales del ICS y el resto. Pero en cuanto a la efectividad, ya empiezan a vislumbrarse diferencias significativas. Los grandes hospitales del ICS presentan mayor mortalidad por fractura de cuello de fémur y duplican el porcentaje medio de complicaciones médicas y quirúrgicas. Si miramos las infecciones nosocomiales, el porcentaje de prevalencia en los grandes hospitales del ICS casi duplica la media general. Adicionalmente, no hay ni un solo indicador donde los hospitales del ICS mejoren la media del sistema sanitario catalán. En cuanto a eficiencia, los hospitales del ICS, todos superan la media catalana en cuanto a hospitalizaciones evitables y ninguno de ellos llega a la media de sustitución de cirugía mayor ambulatoria.

Hasta aquí, las dimensiones anteriores, ya de por sí negativas, pueden ser consideradas el numerador de un cociente falto del denominador: la rentabilidad económica de los recursos empleados. Cuando la incorporamos, la diferencia en detrimento de los hospitales del ICS por comparación con el resto es extrema. Si la media de la rentabilidad de los ingresos de explotación es del -2,4%, los hospitales del ICS se mueven entre el -8% y el -12,6%. Es decir, de cada 100 euros de dinero público ingresado, -los hospitales del ICS- pueden llegar a generar casi 13 euros de pérdidas.

Si consideramos el rendimiento fuera de los activos en el sistema se sitúa en el -6,3%. Los hospitales del ICS alcanzan valores negativos que sobrepasan el -20% en todos los casos, llegando en los hospitales más grandes al 40%. Es decir, el rendimiento de los activos -de las inversiones en edificios y en tecnología-, en el caso de los hospitales del ICS, es entre un 20% y un 40% inferior que la media del sistema sanitario catalán. Si detrayendo de la media del impacto de los propios hospitales del ICS, el resultado se dispara hasta valores difícilmente comprensibles y menos justificables.

La colaboración público-privada, no se puede descalificar de forma generalizada, sin análisis de resultados. Cuando se analizan, se ve que, en general, cuando más cerca estamos de la autonomía de gestión y de la gestión empresarial en el sector público, QUE NO TIENE NADA QUE VER CON PRIVATIZAR, mejores son los resultados. No es legítimo confundir a la opinión hablando de privatizaciones que no lo son, ni lo es aprovechar la actual sensibilidad social derivada de la mucha gente que sufre para servir a intereses de partidos, de sindicatos, de medios o de grupos de interés poco ejemplares desde la perspectiva del interés colectivo.

NORMES DE PARTICIPACIÓ

Els comentaris estan subjectes a moderació prèvia, per la qual cosa és possible que no apareguin publicats immediatament. Per participar és necessari que t'identifiquis, a través de nom i d'un correu electrònic que mai serà publicat ni utilitzat per enviar correu spam. Els comentaris hauran de ser sobre els temes tractats al blog. Com és lògic, els que continguin insults o siguin ofensius no tindran espai en aquest blog. Els comentaris que no compleixin aquestes normes bàsiques seran eliminats i es podrà vetar l'accés d'aquells usuaris que siguin reincidents en una actitud inadequada.
L'autor no es fa responsable de les opinions i informació continguda en els comentaris.

Un comentario sobre “EL CAP DE L’ESCALA Y SU PRIVATIZACIÓN

  1. Rosana dice:

    I no hi ha manera de que tota aquesta informació arribi al gran públic???

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *