imagesCAYBOUB8

Convencido como estoy del valor de la gestión empresarial en el sector sanitario público y en la Administración Pública en general, nunca he perdido de vista que el sector público no es exactamente una empresa. En el caso del sector público hay empresas, las empresas públicas. Pero son entidades forzosamente diferentes de las privadas en la medida que el interés que hay que preservar es el general y no el particular. Que la mejor forma de preservar el interés público sea emplear el dinero de los contribuyentes de forma eficiente, obliga a utilizar los mejores modelos de gestión disponibles y estos son los empresariales. Esto también vale para el Barça que, aunque su personalidad jurídica sea privada, lo que no es, como muy bien ha dicho Leo Messi, es una empresa.

Estoy de acuerdo con que la obligación de la Junta Directiva de preservar el interés de los propietarios del club, los socios, justifica emplear el modelo de gestión más eficiente y mejor, que como decía es el empresarial. Pero en el caso del Barça -como en el caso del sector público, aunque por otras razones- este modelo tiene unos límites bien sintetizados en la expresión que dice que el Barça es “más que un club”. La épica que rodea al Barça y los sentimientos que genera a escala planetaria exige, como muy bien dice Messi, que esté “representado por los mejores dirigentes”, es decir, por aquellos a quienes la capacidad se les presupone, además de una amplia capacidad de comprensión de lo que significa el Barça en toda su dimensión.

Si por un momento hacemos el ejercicio de imaginar que el Barça es lo que no es, una empresa, las recientes declaraciones de Javier Faus, vicepresidente económico de la entidad, cuestionando la necesidad de renovar el contrato de Messi “cada seis meses” pueden tener pleno sentido. No obstante, en una empresa si la respuesta a estas afirmaciones de un directivo por parte del “trabajador” afectado es la que dio Leo Messi: “(Faus) de fútbol no sabe nada y quiere llevar el Barça como si fuera una empresa. El Barça no es una empresa, es uno de los mejores clubs del mundo y merece estar representado por los mejores dirigentes”; la lógica empresarial conduciría a pedir a Messi que rectifique, que pida disculpas, a sancionarlo de forma ejemplar y, en caso de que no lo hiciera, a despedirlo. ¿Y por qué no ha pasado esto ni pasará? Pues porque el Barça no es una empresa.

A partir de aquí el señor Javier Faus hubiera salido ganando ahorrándose las desafortunadas palabras que pronunció, en la medida que no podrá llevar su lógica hasta el final y expedientar o despedir a Messi. Esta falta de capacidad para comprender qué es el Barça, es lo que podría justificar que Javier Faus dimitiera.

Lo que ha hecho Messi no es correcto. Pero Leo Messi es el mejor jugador del mundo, el Barça, mucho más que un club y tiene razón cuando dice que a los directivos se les tiene que exigir que en sus declaraciones (y sobre todo en sus actuaciones) demuestren que tienen una conducta adecuada a la entidad que dirigen, que saben lo que tienen entre manos.

El error de Javier Faus aún va más allá. En primer lugar, si tenemos que hacer caso de las palabras de Messi, parecería que ni él y ni nadie de su entorno ha pedido ningún aumento de sueldo ni renovación alguna. Bien, esto es lo que dice Messi. Pero más allá de esto, referirse al mejor jugador de futbol de todos los tiempos de forma prepotente como “este señor”, es entablar un pulso que Javier Faus tiene perdido por goleada antes de comenzar el partido, a la vez que sitúa a la Junta Directiva de Sandro Rosell en una posición incómoda: ¿alguien tiene la más mínima duda de lo que opinarían los socios del Barça si la pasada de frenada de Javier Faus fuera la gota que desbordara el vaso y Messi a final de temporada, hiciera como Víctor Valdés y dejara el club?

Todo es opinable y todas las opiniones son respetables. Considero que el “nuñismo” fue una mancha en la historia del club y este episodio protagonizado por Javier Faus, tiene cierto regusto de “neo-nuñismo” del siglo XXI. No hay duda de que la figura de Cruyff suscita controversia y hay quien opina que presenta demasiadas sombras y lo puedo entender. Pero el mejor Barça de la historia, que es el de Pep Guardiola y Messi, no hubiera existido sin Cruyff. El episodio Javier Faus-Messi, aunque racionalmente pueda parecer no comparable, me hace pensar en el episodio Josep Lluís Núñez-Cruyff, que terminó con la salida del holandés del club. A pesar de todo, pudiera parecer que la capacidad de Josep Lluís (Núñez) de entender el universo blaugrana es superior a la de Javier (Faus). Esperemos que Leo Messi -a diferencia de Pep Guardiola- se quede y continúe haciéndonos disfrutar durante muchos años del mejor fútbol nunca visto.

El fútbol, como todo en la vida, tiene ciclos y no se puede pretender la permanencia in eternum en el máximo nivel planetario. Esto no se le puede exigir a ningún jugador, a ningún técnico ni a ningún directivo. Pero tampoco es necesario echar gasolina al fuego.

El Barça, por encima de todo, es sentimiento. La racionalidad -y la gestión empresarial- es necesaria. Pero no es suficiente. Se necesita humildad, inteligencia emocional y mano izquierda. Incluso pudiendo tener razón, hay que evitar perderla, que es lo que sucede cuando no se controla suficientemente el ego y se termina bombardeando a quien, como Messi, ha hecho que el pensamiento y sentimiento colectivo blaugrana fuesen mágicos.

En cualquier caso, las heridas no pueden quedar abiertas. Se tienen que cerrar y no creo que la solución pase por provocar que Messi se vaya. Alguien tiene que mover ficha y, por el bien del club, mejor que no se equivoque.

NORMES DE PARTICIPACIÓ

Els comentaris estan subjectes a moderació prèvia, per la qual cosa és possible que no apareguin publicats immediatament. Per participar és necessari que t'identifiquis, a través de nom i d'un correu electrònic que mai serà publicat ni utilitzat per enviar correu spam. Els comentaris hauran de ser sobre els temes tractats al blog. Com és lògic, els que continguin insults o siguin ofensius no tindran espai en aquest blog. Els comentaris que no compleixin aquestes normes bàsiques seran eliminats i es podrà vetar l'accés d'aquells usuaris que siguin reincidents en una actitud inadequada.
L'autor no es fa responsable de les opinions i informació continguda en els comentaris.

2 comentarios sobre “BARÇA, MÁS QUE UN CLUB Y MUCHO MÁS QUE UNA EMPRESA

  1. Ricard dice:

    Josep Maria, estic molt d’acord amb el punt de vista que exposes. Deixa’m per això donar-te la meva opinió que va una mica més enllà.

    Jo crec que no és només un problema d’incompetència. Penso que l’incident amb en Messi està perfectament calculat. Consisteix a crear mal ambient amb el jugador i acabar venent-lo. Això significaria alguns calerons que permitirien el somni faraonic del Sr. Rosell: construir una camp nou tenint una part del cost finançada amb le venda d’en Messi. Construir un camp nou és molt més car que modernitzar l’actual, i això sens dubte permet més “negoci”.

    Diguem que negoci i escrúpols son inversament proporcionals, però el problema no es diu només Faus. També es diu Rosell i sobretot Freixa.

    Bones festes!

  2. Alex dice:

    Molt bon post Josep Maria. El Barça, com totes les organitzacions, el conformen persones i, en aquest sentit, és complicat gestionar-les amb encert per mantenir constants els èxits als quals ens té acostumat aquest gran equip.

    Crec que ara mateix, tant el Messi com el Barça estan buscant aquest nou encaix que permeti encadenar un nou cicle d’èxits. Si el troben tindrem Messi per estona, en cas contrari marxarà a buscar nous projectes i noves perspectives.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *